Las Heras

Las Heras fue cuna de la gesta sanmartiniana y por ello de la emancipación de Sudamérica. El general San Martín, en su doble rol de gobernador de Cuyo y comandante general del Ejército de los Andes, iniciaba la gesta libertadora al frente de sus granaderos.

El territorio que actualmente abarca el departamento de Las Heras fue explorado y reconocido por Francisco de Villagra, con anterioridad a la fundación de Mendoza. La conquista y colonización comenzó en 1562, cuando el capitán Pedro de Ribas, acompañado de su esposa, doña Lorenza Bustos, estableció una chacra, en la que nació el primer hijo mendocino de este departamento: el presbítero Pedro de Ribas y Bustos, quien actuó como misionero entre los indios. La chacra fundada fue conocida después con el nombre de San Miguel de Panquehua, siendo su predio el mismo que hoy constituye la ciudad de Las Heras y sus alrededores.
A partir de 1608, fecha de la instalación de los jesuítas en Mendoza, éstos comenzaron a despleglar una intensa actividad espiritual y evangelizadora. Esta orden religiosa edificó una pequeña capilla que consagraron a la veneración de Nuestra Señora del Buen Viaje, estableció, además, una casa de ejercicios y un cementerio. A raíz del terremoto de 1861, todo lo señalado quedó destruido, no volviendo a ser reconstruído.
Con el correr de los años , el territorio de Las Heras, fue convirtiéndose en un feudo de ricos señores, muchos de ellos provenientes de Chile.
Recibieron sus tierras por Merced Real y en retribución a los servicios prestados a la Corona de España. Así surgieron las estancias de Uspallata, Villavicencio, Los Papagallos, El Challao, San Isidro, Canota, etc.
A mediados del siglo XVIII, existían en el actual departamento lasherino las poblaciones de Canota, Barrio de la Chimba, El Plumerillo, Uspallata, etc. Enla misma época encontramos la capilla de San Miguel de Panquehua (hoy San Miguel Arcángel de Las Heras), San Pedro de Verona, y la capilla del Paramillo.