No dejes huellas

Tal vez nos llama para sentirnos pequeños
e inmensos.

Para estar en silencio
y escuchar.

Porque queremos estar solos
y acompañados.

Detenerse un rato
y crear.

Las ves desde la ciudad distanciadas como una pared plana de tonalidades azules. Te vas acercando, en tu auto, en el micro, en tu bici. Los colores se van transformando. Los relieves comienzan a brotar y se salpican de colores. Por dentro se despliegan nuevas formas, una nueva fauna que si te detienes con cuidado puedes observar su tranquilo movimiento. 

No metemos el pie dos veces en el mismo río. Nunca caminamos dos veces por el mismo monte. Su figura solemne parece inmutable y al pasar nos sentimos como pequeñas partículas que viajan por las venas de la tierra. 

No importa el motivo y lo etéreo que te sientas en medio de la naturaleza. O quizás es esa la precisa razón para reconocerte no como un mero espectador sino como actor de tu propio camino. Tu paso impacta incluso en el más leve de nuestros movimientos. Ahora es el momento de que tomes responsabilidad del rastro que dejas en la naturaleza.

Los siete principios para no dejar huellas

Mejor conocido como los principios de no dejar rastro

Infórmate sobre el lugar al que vas y hacé una lista con el equipamiento adecuado y el nivel físico que se requiere. Lleva bolsas para guardar la basura, ya sea de la comida, papel higiénico etc.

Si vas en grupo organiza bien quien lleva cada cosa. Un error común en principiantes es asumir que otra persona va a llevar tal o cual cosa, para luego descubrir que todos pensaron lo mismo y te encuentras de repente en una caminata de 10 kilómetros sin agua o protector solar. Si hay algo que no tienes, organiza con tu grupo cerciorándose de que nada les falte.

El principal impacto que generamos en las actividades al aire libre es por el pisoteo, los senderos están hecho para reducir la erosión que provocamos. Lo mismo con la zona de acampe: llevate todos tu residuos para luego separarlos y tirarlos en tu casa. Si estamos muy metido en ello, puedes arriesgarte a dar un paso más: recoger basura que veas tirada en tu camino. 

Hay técnicas de higiene como hacer un hoyo profundo o llevarla a centros urbanos donde puedan ser recolectadas. Debemos ser precavidos con el agua, si vas a usar detergente o jabón que no sean orgánicos hacerlo lejos de los ríos (60 metros como mínimo)

Un famoso dicho scout dice “Dejemos el mundo en mejores condiciones de como lo encontramos” Así todos los viajeros pueden sentir  la misma emoción al descubrir rocas, plantas y restos arqueológicos. 

En los senderos de los cerros o montañas es común encontrarnos con guanacos caballos y vacas por doquier caminando o corriendo libremente. Es tentador acercarse para darles de comer y acariciarlos pero hay que aguantarse.

La comida le puede hacer daño a cualquier animal salvaje, por eso si desconocemos su alimentación, mejor comernos las galletas nosotros. Hay que prestarle atención a las migas y levantarlas del suelo también , ya que si los animales pequeños se acostumbran a comerlos pueden intoxicarse y modificar el ecosistema.

Un famoso dicho scout dice “Dejemos el mundo en mejores condiciones de como lo encontramos” Así todos los viajeros pueden sentir  la misma emoción al descubrir rocas, plantas y restos arqueológicos. 

Este principio es fundamental para evitar incendios. también para reducir la contaminación visual por el humo y por el suelo. Si te comiste un asado o verduras a las brasas asegúrate de apagar y enterrar bien las cenizas. Estás en la montaña, no hay apuro, así que tómate el tiempo de estar seguro de que no quede peligro.

A veces la inmensidad de la naturaleza te hace sentir el único ser en el mundo pero no es sí nemo ?) Aprovecha la escapada para caminar en silencio, escucha música solo con auriculares. Contagiemos buena onda a otros visitantes o dueños del lugar. 

Aprende gratis como viajar de forma sustentable!

MASSVIAJES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat