Huella Hídrica

¿Te ha pasado de llegar a un río, un lago, al mar o sencillamente una pileta e inmediatamente querer poner los pies en el agua?   No hace falta que te guste nadar, el impulso está ahí. Un reflejo inconsciente que está arraigado en lo profundo de nuestros genes, heredado de esa intuición ancestral que hizo que la humanidad se asentara cerca de lagos y ríos. Como ya habrás visto, la humanidad ha entrado en una relación tóxica con los elementos de la naturaleza. Demandamos mucho, entregamos poco… 

Pero ya no estamos metiendo los pies. Estamos metiendo la pata.

Quizás el planeta tierra debería llamarse Océano. Tanto los seres vivos como el planeta somos 70% agua. Está en el centro del desarrollo sustentable y resulta fundamental para el desarrollo socio-económico, los ecosistemas saludables y la supervivencia humana. ¿Por qué es tan importante? 

El acceso a agua, saneamiento e higiene es un derecho humano, y sin embargo, miles de millones de personas siguen enfrentándose a diario a enormes dificultades para acceder a los servicios más elementales. 

Probablemente creas que el agua que consumes es la que sale por nuestro caños de agua, pero hay mucha agua potable utilizada en los proceso de producción que no estas tomando en cuenta. Por ejemplo, ves un pedazo de carne pero no ves los 15.500 litros de agua que se usaron para que se fabricara. La ropa que estás usando también son otros 15.000 litros de agua. Esa agua que no ves, se llama agua virtual. Y el volumen total que utilizas es llamado Huella Hídrica. Es una variable necesaria que te dice el agua dulce que cuesta fabricar un producto.

Esta huella, junto con la Huella de Carbono, y la Huella Ecológica son la clave para calcular nuestro nivel de contaminación y poder medir el impacto de las acciones que hacemos para compensarlas.

La Huella hídrica se puede expresar en colores, en función del tipo de agua que se considere:

  •  Huella hídrica azul: se refiere al volumen de agua dulce evaporada de los recursos globales de agua superficial y subterránea para producir los bienes y servicios consumidos por el individuo o la comunidad.  
  • Huella hídrica verde: Referida al volumen de agua evaporada de los recursos globales de agua verde (agua de lluvia almacenada en el suelo). 
  • Huella hídrica gris: determina el volumen de agua contaminada, que puede ser cuantificada como el volumen de agua requerida para diluir los contaminantes hasta el punto en que la calidad del agua esté sobre los estándares aceptables.

Con este indicador ahora puedes saber con exactitud cuánta agua consumes y cuanta estás desperdiciando. Hay muchas formas de cuidar y reutilizar el agua, empieza por reducir tu tiempo en la ducha y cerrar la canilla mientras te lavas las manos o cepillas los dientes. Generar conciencia siempre es el primer paso.

MASSVIAJES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat